¿El nuevo rostro de una nueva enfermedad?